Consejos para dejar de fumar tabaco

Consejos para dejar de fumar tabaco. Existen diferentes tipos de adicción que son consideradas dañinas por ser una enfermedad que tiene la particularidad de depender de ciertas sustancias químicas o productos y que son nocivas para la salud, tanto física como mental de quien la padece. Esto se vuelve un hábito peligroso que debe ser superado con tratamientos. De acuerdo a estudios realizados por psicólogos, la adicción puede ser por el alcohol, hacia algún componente derivado de la droga, con la cafeína, por la nicotina (cigarrillo), entre otros vicios.

ARTÍCULOS DE ESTA CATEGORÍA

Introducción

Este último (adicción por el tabaco) genera dependencia por el cigarrillo, estos contienen nicotina que es una sustancia estimulante (con componentes químicos) que hace que quien la consuma sienta deseos de continuar inhalándolo. Fumar mata a miles de personas en un año, ya que los principales síntomas de esta patología es comenzar como una práctica para luego convertirse en un hábito que es difícil dejar, si no se propone dicha meta, e incluso esta costumbre puede deteriorar, con el tiempo, la salud de las personas.

La adicción por el cigarrillo trae enfermedades que pueden llegar a dañar los diferentes órganos del cuerpo humano, tales como el corazón, el hígado, riñones, la circulación y otras partes. La persona experimenta un vacio y unas ganas incontrolables de fumar que solo es superada si se consume algunos de los elementos que contiene la nicotina. Los que padecen este hábito consumen varias cajas de cigarrillos durante todo el día. Por estas consecuencias es relevante que se ponga en práctica los consejos para dejar de fumar.

¿Cómo dejar de fumar cigarrillo?

Consejos al dejar de fumar cigarrilos

Consejos al dejar de fumar cigarrilo

Es fácil dejar de fumar si se sabe cómo. Para superar la adicción al tabaco lo primero que se debe hacer es verificar los múltiples métodos que hay para superar este vicio, además se tiene que tomar en cuenta los diferentes tratamientos que actualmente existen y que ayudan a la persona a comenzar una vida libre de tabaco. Estos planes que tienen como objetivo evitar el consumo de nicotina se caracterizan por establecer una fecha definitiva para no continuar el hábito. Los planes se adaptan a cada quien en cuanto a costos, tiempos y hasta efectos.

Para este proceso es importante que se piense de manera positiva, antes, durante y después del tratamiento, repetirse una y otra vez “ya no quiero fumar”, pues de ello dependerá que tan efectivo sea el método que se trace. Hay que iniciar por realizar una modificación en la rutina del paciente, es decir la persona tiene que alejar todo aquello que le recuerde el cigarrillo, como por ejemplo las publicidades de este tipo de productos. Se recomienda iniciar ejecutando diferentes tipos de actividades complementarias.

Igualmente, el siguiente paso es no posponer el tratamiento, una vez que se toma la decisión no hay que darle vuelta atrás. A veces se comete el error de dejar de lado las técnicas y se tiende a recaer nuevamente en el vicio. Hay que recordar que abandonar el cigarrillo o el tabaco tendrá efectos positivos tanto para la familia como para la misma persona, los consumidores experimentan cambios notables de salud después de fumar por última vez. Ante esto, se necesita no volver a incurrir en la costumbre de inhalar cigarrillo.

Métodos para dejar de fumar hoy en día

Entre los métodos que hay para dejar de fumar están: A través del respaldo de un profesional (este decidirá si recomienda planes con algún tipo de pastilla, dependiendo del nivel de adicción que tenga el paciente), empezar a cuidar los hábitos de alimentación (sustituyendo las comidas por una dieta balanceada), realizar actividad física por lo menos tres veces por semana y también ingerir mayor cantidad de agua. Estas clases de técnicas tienen la ventaja de que no requieren invertir mucho económicamente.

Los fumadores que desean abandonar el vicio tienen que tener en cuenta que a veces hay que dejar de fumar gradualmente, ya que es un proceso que requiere tiempo, esfuerzo y dedicación, pero que no es imposible de cumplir. Igualmente, se puede hacer una limpieza general de los espacios que normalmente se recurren, eso aplica tanto en el hogar como en el trabajo y botar aquellos ceniceros, cigarrillos y todo lo relacionado con la nicotina. En esta etapa es válido pedir la ayuda de los familiares, amigos o allegados.

Técnicas para dejar de fumar psicológicamente

Además de todos los tips antes mencionados, también se puede aplicar técnicas para dejar de fumar psicológicamente, para ello es indispensable empezar este tipo de tratamiento con un profesional en la materia. Algunos especialistas recomiendan reducir la cantidad de nicotina, es decir ingiriendo dosis cada vez más pequeñas hasta dejar de consumirla totalmente, de manera que se abandone el vicio sin dejar ningún tipo de efectos secundarios que podrían afectar la salud de la persona que recibe el tratamiento.

Se puede emplear la técnica de dejar de fumar con hipnosis que es un procedimiento en el que el consumidor va a estar en estado de sugestión hacia quien realiza el tratamiento (generalmente un psicólogo experto, pues son los que cuentan con todas las herramientas necesarias para ejecutar esta clase de métodos). Luego, el individuo empezará a estar relajado y comenzará la reducción de la ansiedad. Una vez que se aplica cualquier método y se supera la adicción, se debe mantener un control para no retomarlo.

Recomendaciones ante consecuencias de dejar de fumar

Recomendaciones ante consecuencias de dejar de fumar

Recomendaciones ante consecuencias de dejar de fumar

Hay que tener cuidado de que mientras se siga un tratamiento sobre abandonar el tabaquismo, no se vayan a presentar consecuencias como el síndrome de la abstinencia (reacciones físicas y psicológicas que aparecen cuando no se sigue un procedimiento de forma correcta) o ansiedades (deseos incontrolables de consumir ciertas porciones de nicotina hasta que se logre calmar la angustia o el estrés). El plan a ejecutar debe tomar en cuenta estas posibles complicaciones y siempre mentalizarse en “no querer fumar más”.

Existen alimentos que ayudan a dejar de fumar y favorecen en que el paciente no experimente este tipo de problemas. Estos pueden ser: Hortalizas (ya que favorecen en compensar los daños ocasionados, en los órganos, por la nicotina), los diferentes tipos de frutas (porque trabajan en manejar la ansiedad que produce las sustancias químicas del cigarrillo, más que todo aquellas que son dulces) y las fibras tales como avena, granos o afrecho que fácilmente pueden ser utilizadas en el desayuno y en la cena o como bebidas.

El dejar de fumar y sus consecuencias también va estar determinado por las condiciones (corporales) o preocupaciones (mentalidad) que tenga cada persona a quien vaya a aplicarse el tratamiento. Esto debido a que el paciente podría estar encinta, dando la lactancia materna o, por otro lado, que quiere cuidar su apariencia física. Son condiciones que necesitan un mayor cuidado. Todos estos tipos de efectos se deben tomar en cuenta al momento de consumir los productos derivados de la nicotina como el cigarrillo o tabaco.

Trucos sobre cómo dejar de fumar en el embarazo

Fumar durante el embarazo es aún más peligroso si se consume el cigarrillo sin estar en este estado, ya que las consecuencias para el bebé pueden ser fatales. Si la mamá fuma mientras está encinta, el niño al momento de nacer puede presentar problemas físicos (los órganos no se le pueden desarrollar de manera correcta), el parto podría adelantarse meses antes de lo previsto o el pequeño tendría dificultades respiratorias durante su infancia. Asimismo, los efectos negativos también recaen en la salud de la madre.

Una de las maneras de abandonar la adicción al tabaco cuando se encuentra en este estado es comenzar terapias que ayuden a controlar la ansiedad, los planes para dejar el cigarrillo van desde tomar pastillas (recomendadas por un doctor), ejercicios varias veces de respiración y de yoga, respaldo familiar, incluir verduras en la alimentación básica, mantenerse en calma, tratar de no enojarse, evitar en la medida de lo posible a personas que sigan con este vicios o por lo menos hacer que no fumen cuando se está presente.

Tips para dejar de fumar y no engordar

Muchas personas que tienen adicción por el cigarrillo y quieren dejar este hábito, sienten temor a que una vez iniciado los tratamientos puedan descuidar su apariencia física, es decir que vayan a aumentar de peso durante el método, ya que el tabaco produce ansiedad (se incrementan los deseos por comer alimentos con altos contenidos en grasas), malos ánimos y estrés. Dejar de fumar sin engordar es posible si se empieza un plan que incluya caminar o trotar durante media hora para quemar esas calorías demás.

Por otro lado, hay que sustituir las comidas por unas que sean más saludables. Un ejemplo de esto es en lugar de consumir refrescos, es preferible optar por jugos naturales (aquellos que contengan vitamina c) o agua, esta última tomarla en abundancia durante todo el día, ponerse una meta de cuánta cantidad se tomará. Asimismo, evitar en la medida de lo posible alimentos como el chocolate o el café y dentro de las recomendaciones también se pueden incluir los chicles con nicotina de una forma muy moderada.

Tipos de tratamientos para dejar de fumar

A parte de cambiar el estilo de vida, mentalizarse y hacer un cambio en lo que se consume, para dejar de fumar también hay tratamientos que requieren medidas adicionales y que pueden ser consultadas previamente con los allegados. Es aconsejable aplicarlas en caso de que la adicción sea aún mayor y que se necesite métodos extremos. Cada uno de estos planes trae consigo una serie de cambios positivos, se adaptan al bolsillo, gustos, a los propósitos y a las condiciones de la persona que lo requiera. Estos son:

  • Tratamientos con laser para dejar de fumar: Este tipo de método elimina aquellas sustancias químicas que están en el cuerpo producto de la nicotina, el laser se hace a través de sistema de infrarrojo que ayuda a evitar la ansiedad durante y después de aplicar el plan. Suelen utilizar la acupuntura en puntos precisos. Dura solamente una sesión, aunque a veces se requiere que el paciente asista a una segunda como una medida de refuerzo. Dependerá de las condiciones.
  • Grupos de apoyo para dejar de fumar: Los equipos de respaldo para abandonar el vicio hacia el cigarrillo son una forma de acompañar al paciente a darse ánimos y a confiar en que sí se puede superar la adicción. Están constituidos por una serie de personas que han pasado por problemas similares y lo han dejado de manera efectiva, buscan exponer a los consumidores los males que pueden llegar a ocurrir si el vicio no se deja a tiempo. Sirven de ayuda y soporte moral también.
  • Parche para dejar de fumar: Estos se colocan en la piel de la persona a tratar e incluyen dosis proporcionadas con el objetivo de que el consumidor se vaya adaptando a no inhalar nicotina. Se deben utilizar durante una serie de horas con la debida supervisión y regulación médica, a medida que el tratamiento avanza, la dosis debe irse disminuyendo hasta lograr la meta de abandonar el cigarrillo. Es una de las mejores opciones para no caer en el síndrome de abstinencia durante el proceso.

¿Qué pasa si dejo de fumar?

¿Qué pasa si dejo de fumar?

¿Qué pasa si dejo de fumar?

Al aplicar cualquiera de los anteriores tratamientos comienza la etapa de desintoxicación del monóxido de carbono y las sustancias que contiene la nicotina, el cuerpo necesitará principalmente de mucha hidratación, ante esto las bebidas naturales o las infusiones de manzanilla y de jamaica serán de gran beneficio y no olvidar ingerir abundante agua como se ha indicado de forma previa. Aquí es cuando empiezan los diferentes cambios al dejar de fumar y el individuo se sentirá mejor física y psicológicamente.

Las personas que han abandonado para siempre este tipo de vicio han experimentado cambios positivos en las condiciones de salud, debido a que los órganos se van recuperando poco a poco. El tabaquismo es una de las principales causas de cáncer y de enfermedades cardiovasculares según estudios que se realizan cada año, por ello se han incrementado las campañas en contra de la adicción al tabaco. Organizaciones sin fines de lucros e instituciones no gubernamentales se han unido cada vez más a estos tipos de iniciativas.

Un buen ejercicio es que una vez superada la adicción al tabaquismo, se motive a las demás personas que están por situaciones similares. Esto será de gran ayuda tanto para quien comparta el testimonio de superación como para quien lo recibe, ya que con esto será un ejemplo de que sí se puede superar la ansiedad y el vicio por el cigarrillo. También se puede respaldar en compartir cómo abandonar estos hábitos y alertar a las personas a que no incurran a estas prácticas, ya que después no se pueden controlar. “Y un día dejé de fumar”, ya verá que decir estas palabras será posible.