Adicción al tabaco

Adicción al tabaco . Cuando se tiene el hábito de fumar cigarrillos se llega a una peligrosa conclusión que es la de "todo venta mejor si se tiene uno en la mano". Así, actividades tan comunes como leer el periódico, tomar una taza de café o charlar con algún amigo, son asociados con lo que es necesario fumar en ese momento. Lo que una vez fue un pasatiempo pasa a ser una costumbre y posteriormente se convertirá, sin darse cuenta, en una adicción de la cual no se podrá deshacer con facilidad.

ARTÍCULOS DE ESTA CATEGORÍA

Introducción

Hay casos en los cuales el fumador una vez tomada la decisión de dejar atrás a la nicotina, tras el seguimiento de diversos tratamientos, es capaz de hacerlo; sin embargo, hay casos donde la voluntad propia no es suficiente y es necesaria recurrir al consejo de profesionales. ¿Cómo dejar de fumar?  A esta pregunta hay muchas respuestas, que depende en su mayoría de la persona a tratar. Ningún sujeto es similar al anterior, ni tampoco se ha vuelto adicto al tabaco por las mismas razones.

Se sabe por ejemplo, que los adolescentes son más susceptibles a volverse adictos al cigarrillo, o que los grupos sociales inducen a fumar, así como la publicidad es un factor de gran influencia en la adicción. Asimismo, se dice que una persona es adicta a la nicotina cuando no está en la capacidad de parar el consumo de la sustancia, sin ningún tipo de excusas del tipo "hoy no es un buen día", o "más tarde dejaré de hacerlo" . Los adictos son capaces de fumar 10 cigarrillos por día y no quedarán satisfechos con ello.

Una gran duda: ¿qué pasa si dejo de fumar?

Una gran duda: ¿qué pasa si dejo de fumar?

Una gran duda: ¿qué pasa si dejo de fumar?

Cuando se puede afirmar algo como "no quiero fumar más" , surge una pregunta que es la de ¿qué pasa si se deja de fumar? Lo principal que hay que tener en cuenta, es que una gran cantidad de efectos positivos serán ganados si se deja a un lado este vicio. Las personas que paran de fumar están reduciendo sus posibilidades de sufrir algún tipo de cáncer o enfermedades respiratorias, así como mejorando su aspecto físico al dejar de amarillecer sus dientes u oler siempre a tabaco.

Un fumador estará siempre sujeto a dos factores, los cuales son incluidos por su respuesta ante la iniciativa de dejar este vicio a un lado de una vez por todas. Se trata de la motivación que tiene para evitar sus prácticas, y el nivel de adicción al cigarrillo. Con la motivación se quiere definir los deseos, intenciones e impulsos de la persona por lograr esta meta, mientras que con el nivel de adicción se refiere a la gravedad en la dependencia que se tiene del fumar.

Si se espera dejar de fumar con la corrección de motivación como lo haría llevar una vida sana , lo que sucederá a continuación es lo que el individuo tendrá una mayor posibilidad de conseguirlo, debido a que tiene un respaldo acerca de su ambición. Atrás debe quedar el respaldo de la satisfacción o placer que causaba el fumar, y asumir los posibles síntomas de abstinencia. Además, cuando son planteadas nuevamente interrogantes como ¿estoy dispuesto a no prender un cigarro en toda mi vida? Si se desea superar, es necesario contestar con una firme no.

¿De qué trata la adicción al tabaco?

En un estilo de vida saludable las adicciones no tienen cabida definitivamente, por eso el tabaquismo o adicción al tabaco es considerado como un gran riesgo para la salud mundial. Este tipo de adicción consiste en la incapacidad de dejar de fumar nicotina en cualquier presentación comercial. Según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco es la primera causa de muerte prematura a nivel mundial, sin embargo, y aunque ha sido publicitado con frecuencia, el número de fumadores no ha reducido en los últimos años.

Apenas en 1988, la nicotina fue declarada como una sustancia adictiva por el Ministerio de Salud de Estados Unidos, lo que indica la desestimación del problema por años.Se estima que cada vez que se inhala un cigarrillo está dando paso a dos miligramos enteros de nicotina, y en tan solo unos 10 segundos esa dosis puede llegar al cerebro. Por ello, la adicción surge con tanta rapidez, y también por esto es vital conseguir una forma de dejar de fumar gradualmente.

Dejar de fumar efectos secundarios

No fumar es bueno , pero perder el tabaco luego de haber acostumbrado al organismo a que era necesario para vivir, necesita mucha dedicación, motivación y fuerza. Los síntomas de abstinencia son los responsables de que algunos individuos se recuperen una y otra vez en la adicción, por lo que hay que tenerlos muy presentes y nunca tienen un subestimarlos. Los síntomas de abstinencia pueden ser físicos o psicológicos, siendo cada uno de ellos relacionados con el cuerpo y la mente respectivamente.

Entre los signos de abstinencia a la nicotina se encuentran algunos físicos como lo son dolores de cabeza o náuseas, pero por el lado psicológico puede presentarse inquietud, ansiedad, estrés y problemas para poder conciliar el sueño. Sobre todo si por una mala coincidencia se decide perder al cigarrillo durante un momento difícil en la vida como un divorcio, despido, accidente o muerte. Las situaciones trágicas o agobiantes inducen a los fumadores con facilidad a recaer.

Los mejores métodos para dejar de fumar

El método más efectivo para dejar de fumar

Los mejores métodos para dejar de fumar

No existe todavía un remedio para no fumar que sea 100% efectivo para todo tipo de persona en el mundo. En cambio, existen diversas alternativas para el control progresivo de esta adicción, el cual si dan resultados satisfactorios podría concluir en la cura completa. Sin embargo, las técnicas empleadas para dejar de fumar son muy diversas y están basadas en su mayoría con la adaptabilidad del sujeto a sus condiciones. Algunas de ellas son tan simples como el apoyo psicológico a más físicas como los parches.

Lo importante del caso, es reconocer si el método empleado realmente está operando efecto, si tiene por respuesta que sí, lo mejor es continuar con este; pero si la respuesta es negativa, no queda de otra que intentar con una nueva alternativa. Hay que ir en constante progreso con este tratamiento, y ver mejorías con rapidez, porque de no ser así, algo mal está resultando. Hay que recordar que se está frente a una carrera en el tiempo contra la aparición de problemas respiratorios graves, úlceras estomacales, etc.

Quizás uno de los primeros pasos a tener en cuenta, ante de elegir algunos de estos métodos en tener plena conciencia de lo que representa el cigarrillo para el cuerpo. Un solo cigarrillo contiene alquitrán y monóxido de carbono, además de productos químicos como lo es el DDT. Lo segundo, es la voluntad, una voluntad firme de que se quiere dejar atrás este vicio. Ya luego, estará en manos de la persona elegida el método más conveniente, recordando siempre que cada humano en un mundo.

Métodos para dejar de fumar rápido

Una vez recibida la alerta de que hay que dejar atrás al cigarrillo, son muchos los que desean hacerlo lo más rápido posible, y técnicamente esto es posible si tiene una fuerza de voluntad firme e imperturbable, pero lo que sucede es que por lo general cuando se llevará años con este hábito no será lo más efectivo. Además, dejarlo de golpe está en la posibilidad de engordar algunos kilos, porque un cambio tan drástico produce síntomas de abstinencia.

Sin embargo, no hay que temer porque dejar de fumar sin engordar es posible, además si esto ocurre es solo algo momentáneo. Los métodos químicos y por sustitución son una de las opciones más rápidas para dejar de fumar.Están por ejemplo, los chicles de nicotina que ayudan a reducir la ansiedad, la adicción a corto plazo, y se trata de un remedio instantáneo. Otra opción es la de los parches, encargados de distribuir la nicotina por el cuerpo, pero puede provocar alteraciones en el organismo.

El método más efectivo para dejar de fumar

Por otro lado, también hay que entender que algunas personas necesitan irse atrás a la nicotina poco a poco, y dejarla con facilidad no es posible. Si se va lento es por igual posible cumplir el deseo tras la oración de "no quiero fumar nunca más" . Si se va poco a poco reduciendo la sustancia, el cuerpo se puede ir acostumbrado, pero tampoco hay que caer en falsas promesas, es vital colocar una fecha fija para dejar por completo al tabaco sin mirar hacia atrás o volver a recaer.

Los métodos más efectivos para dejar la adicción al cigarrillo se basan en la orientación psicológica. En esta gracias a la ayuda de profesionales en el área, podrá recibir una guía segura y estable de cómo salir de la adicción. Es esencial recibir consejos acerca de cómo controlar el cuerpo y la mente para no volver a recaer. Otra opción ligada a la ayuda psicológica recae en la hipnoterapia. Los resultados de la hipnoterapia han sido efectivos en fumadores que llevaban una vida siéndolo.

¿Cómo dejar de fumar cigarrillo para siempre? Consejos sencillos

Aunque parezca y se sienta en extremo difícil, hay grandes posibilidades en dejar de fumar para siempre si se toman en algunos casos básicos. La mayoría de los fumadores tienen en común una gran característica, que es la subestimar el efecto de la nicotina en el organismo. En cambio otros, se atreven a creer que los síntomas de abstinencia no serán lo suficientemente fuertes como para hacer tambalear su decisión. A continuación algunos consejos a tener en cuenta:

  • No tenga miedo a los productos de reemplazo: Si tiene problemas con sobrellevar el camino lejos del tabaco, una de las ayudas para lograrlo es comenzar a manejar productos de reemplazo como son los chicles, parches, inhaladores y aerosoles nasales de nicotina, para así poco a poco ir reduciendo la necesidad del cuerpo a la misma. Así, los síntomas de abstinencia pueden ser más fáciles de pasar, una vez que se sienta más seguro podrá dar el siguiente paso.

  • Pida ayuda a sus familiares y amigos: Parte importante de los tratamientos para contrarrestar las adicciones, son los familiares y amigos del paciente. El respaldo que las personas alrededor de un fumador le ofrecen, pueden ser su base para las mejoresías. Está bien que estos tengan al tanto de lo que pueden hacer para ayudar en su recuperación. Acciones sencillas como llenarle de positivismo, así como mantenerlo distraído y activo con otras actividades, serán una ayuda.

  • Cambie las rutinas y acepte sus consecuencias: Para un fumador la simple acción de fumar es parte recurrente de su día al día, es decir de su rutina, por eso es común asociar los momentos cuando se suele fumar. Si se tiene la costumbre de fumar mientras se bebé café, o se lee el periódico, dejé de tomar café y tome té. También hay que estar preparado para asumir los efectos de la abstinencia, como el aumento de peso, piense que es pasajero y todo lo que tenga un buen final.

¿Cómo dejar de fumar con el cigarrillo electrónico?

¿Cómo dejar de fumar con el cigarrillo electrónico?

¿Cómo dejar de fumar con el cigarrillo electrónico?

Aunque dejar de fumar es naturalmente posible, hacerlo con ayuda de algún sustituto no tiene nada de malo, más si se toma en cuenta que existen muchas alternativas para ayudar a esto. Entre ellas una de las más populares en la actualidad se encuentra en el uso del cigarrillo electrónico. El cigarrillo electrónico consiste en un dispositivo que calienta una solución líquida hasta convertirla en vapor para así ser aspirado tal cual se trata de un cigarro normal. Este vapor contiene diferentes grados de nicotina y sabores.

Este tipo de cigarrillos es una alternativa para aquellos fumadores que tienen el poder no dejar el tabaco, porque se engancha al cerebro y le hace pensar que realmente se está fumando. Se sostiene algo en la mano, se inhala un vapor y se siente el olor y el sabor, las principales características del cigarro como tal, pero no se está consumiendo nicotina. Es percibido entonces como una táctica para mejorar la salud poco a poco, e ir superando esta adicción.

Un cigarro electrónico está compuesto por el cigarrillo, un atomizador, las baterías y los líquidos para vapear, que pueden ser con nicotina o no. Para tener una experiencia agradable se puede elegir el sabor del líquido entre sabores frutales como manzana o melón, hasta el mismo sabor del cigarro. Por eso, es una alternativa a tomar en cuenta cuando se trata de superar la adicción por el tabaco, y más si se toma en cuenta su nivel de éxito. No importa el método escogido, lo importante es que se logre el abandono.